De La Ex-Hacienda de San Francisco…

Estampas de México


Detalle del casco de La Ex-Hacienda de San Francisco Toxpan, en Córdoba, Veracruz…

En los alrededores de Córdoba se establecieron en época colonial, decenas de haciendas, fincas e ingenios azucareros, la Planicie Costera del Sotavento de climas cálidos y de selvas altas, humedales y bosques tropicales caducifolios siempre fueron un imán para los hacendados y agricultores que hallaban aquí terrenos más que propicios para el cultivo de la caña de azúcar, del tabaco y por supuesto del café. La región de Córdoba fue, de hecho, una de las regiones azucareras más importantes de la Nueva España desde por lo menos mediados del siglo XVII.

Existían desde esta época alrededor de treinta trapiches o ingenios azucareros, además de casi doscientos ranchos dedicados a la producción de tabaco y café en los alrededores de Córdoba.

En Toxpan, que es el “Lugar de los conejos”, en 1690, apareció en el paisaje cordobés la Hacienda de San Francisco Toxpan, que fue en su momento uno de los primeros ingenios azucareros del país y sin duda tuvo una gran importancia histórica en la entidad, es decir, se trata de un icono de la economía de la región entre los siglos XVII y XIX.

A solo un par de kilómetros de la ciudad de Córdoba se encuentra esta hacienda que en los últimos años ha sido remozada parcialmente y cuidadosamente, entre sus amplios jardines se van descubriendo sus enormes y pesados sillares, sus columnas y arcos mudéjares, sus enormes patios habitados hoy por antiguas maquinarias que fueron en su tiempo los motores del ingenio, y más allá un portentoso chacuaco en el horizonte que lo ve todo.

El hermoso edificio y sus amplios espacios abiertos que miran hacia la campiña, han sido acondicionados en los últimos años para convertirlo en un atractivo destino turístico y en un bello centro cultural para todos los cordobeses. El lugar se disfruta ampliamente con solo pasearse por sus vetustas estructuras, que durante más de trescientos años han sido testigas del devenir cordobés; entre sus arcadas y enormes espacios se escuchan todavía los murmullos de los tiempos de la bonanza azucarera, que transitaba paralela a la obscura y siniestra trata de la mano de obra esclava, es quizá por esta opresión atávica, que aquí se perciben como en ningún otro lado, los aires de libertad que soñó Hidalgo, es decir los del México Independiente, y también aquí quedaron para siempre las gestas históricas.

Del lado izquierdo de la nave principal de la hacienda, se descubre una de las viejas estructuras remozadas donde hoy habita el centro cultural con sus amplios salones de usos múltiples para eventos especiales como la Feria del Dulce, y los festivales para niñas y niños de arte y apreciación de la naturaleza. Del mismo modo aquí están los talleres de cerámica escultórica, los espacios para los talleres de teatro, de acrobacia, de danza folclórica, de dibujo y pintura, de hilografía (creación de imágenes tridimensionales), y están también los camerinos, los foros, y los espacios de convivencia.

Venta de fotografías en: Mexicoinpictures.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.